El sueño hecho realidad de un colegio que une a varias nacionalidades indígenas

Entrevista a Hno. Andrés Miranda, Rector del Colegio Intercultural Abya - Yala – Lago Agrio.

El colegio Abya Ayala está ubicado en las afueras de Nueva Loja, provincia de Sucumbíos. Este centro educativo alberga a 165 estudiantes de las comunidades kichwa, shuar, cofán, secoya y siona.

Abya Yala, fue el sueño hecho realidad de la iglesia San Miguel que por más de 30 años buscó financiamiento para que niños, niñas y adolescentes de varias comunidades indígenas puedan acceder a una educación de calidad. 

¿Qué les motivó a hacer realidad un colegio intercultural?

Los chicos que llegan hasta séptimo grado en sus pequeñas comunidades no tenían la posibilidad de continuar sus estudios. Ni la básica superior, ni el bachillerato. Entonces empezó a nacer este proyecto.

En el 2005 la institución nació especialmente para los chicos indígenas de las nacionalidades de Sucumbíos, pero ahora ha ingresado una nueva, los Awá, que son originarios del sur de Colombia, en la frontera del norte con Esmeraldas. La población Awá ha crecido bastante en esta provincia, muchos de ellos son desplazados por el conflicto armado colombiano. A pesar de que el acuerdo de paz en Colombia ha dado pasos interesantes, de todas maneras, había gente desplazada por otro tipo de grupos armados. Nos han llegado migrantes sin documentación. Ahí vamos haciendo este proceso de enriquecimiento intercultural. 

¿Cómo lograron el financiamiento para el centro educativo?

Es un proyecto amplio, no solamente está la unidad educativa, sino el hogar juvenil donde acogemos a chicos de las diferentes nacionalidades de la provincia de Sucumbíos que viven muy lejos.

OCP se comprometió con la construcción de las instalaciones en el año 2004, un regalo maravilloso para la población indígena que en ese momento histórico no tenían la manera de acceder al sistema educativo. Posteriormente a la construcción, OCP ha continuado colaborando, ya sea económicamente o con algunos materiales de tipo didáctico.

Es muy importante el aporte de la empresa privada, porque ayuda a enriquecer las posibilidades de futuro de los chicos, ayuda a enriquecer la posibilidad de ampliar el horizonte de la vida, tanto de estos chicos que están acá con nosotros, como de sus pueblos ancestrales. Desde ese punto de vista el aporte de OCP ha sido muy valioso.

La empresa privada, en la medida que asuma sus responsabilidades sociales, puede hacer aportes fundamentales, enriquecedores, necesarios para la sociedad. Si hay una conciencia crítica sobre lo que pasa en la estructura del sistema social, la empresa privada puede hacer aportes fundamentales. 

¿Cuánto han crecido en número de estudiantes? 

Tenemos dos componentes en la unidad educativa, la parte académica formativa y la de las residencias estudiantiles.

Por el colegio han pasado alrededor de 800 estudiantes. En el año 2005 iniciaron 25 estudiantes y luego fueron subiendo hasta los cursos de bachillerato. La mayoría de los chicos están internos en el hogar juvenil, en este momento, de los 165 estudiantes matriculados, 110 están en las residencias estudiantiles.