Cuando el crecimiento profesional y personal van de la mano, suceden cosas buenas

Entrevista a Ramiro Bermeo, Superintendente del Terminal Marítimo de OCP.

Soy Ramiro Bermeo, ingresé a OCP hace 16 años. Llegué en el 2001 al Oriente ecuatoriano y formé parte del equipo de construcción del primer tramo del oleoducto del OCP como jefe de fiscalización y ese fue mi primer reto, estar al frente de un grupo de 12 personas encargadas de la fiscalización y aplicación de las buenas prácticas en la construcción del oleoducto, tenía 30 años en ese entonces.

En el 2013 me enfrenté a otro desafío, tuve un cambio de área, me designaron formar parte del equipo de mantenimiento y eso fue bueno para mí porque del ritmo acelerado que llevábamos siempre en la construcción, pasamos a los temas pausados de la operación. Asimismo, formé parte del equipo del Derecho de Vía (DDV) y durante ese tiempo armamos toda la estructura con la que hasta hoy se mantiene el OCP.

Hablando de retos, ¿cuál ha sido el que le ha marcado su vida profesional?

En el 2009 tuvimos nuestro primer evento, la rotura del oleoducto en el Oriente ecuatoriano, eso fue un cambio para nosotros, un hito en nuestra vida profesional… nadie es inmune a cualquier situación y la naturaleza nos dio una lección…

Recuerdo que hasta reparar el oleoducto, no había dormido tres noches y me había quedado ahí en el sitio hasta completar y reiniciar el bombeo; y luego ocho meses más de recuperar todas las condiciones ambientales esto generó un hito en la compañía, en el país, en los proveedores y contratistas porque OCP implementó su propia estrategia y procedimientos, lo que le permitió que por primera vez en el país un evento así fuera superado en tan corto tiempo. Yo lideré el grupo de remediación ambiental, llegamos a contar con 800 personas distribuidas en 180 kilómetros de ríos, pero lo logramos y eso fue para nosotros muy bueno.

¿Qué aprendizajes dejan este tipo de experiencias?

Nuestra gestión cambió… empezamos a formarnos más, empezó una etapa de aprendizaje y entrenamiento tanto en lo personal como en lo profesional, empecé a estudiar y a prepararme, OCP nos dio la oportunidad de mejorar, nos dio tiempo y nos facilitó para prepararnos, eso es algo que rescato mucho en OCP.

¿Cómo ha cambiado su vida trabajar en OCP?

En lo profesional puedo decir que realmente me formé acá, aprendí ingeniería civil, geotécnica, geológica, finanzas, proyectos, legislación marítima, normativa marina y tantas cosas más.

En lo personal ha sido un crecimiento porque la compañía me ha enseñado a implementar métodos de liderazgo verdadero, todo ese entrenamiento que recibimos, tengo 2.200 horas de capacitación interna y casi 300 horas de capacitación externa entre viajes y visitas congresos, hay una inversión muy grande en capacitación de parte de OCP, el desarrollo integral de sus colaboradores es parte de su visión y para mí eso es una realidad, es decir, aparte del conocimiento técnico, he podido desarrollarme como persona, ser un líder.