No es una simple clase, se los prepara para el futuro

Entrevista a Magaly Ramírez, Directora Distrital del Cantón Esmeraldas

Soy esmeraldeña, pero siempre me desempeñé en Quinindé y ahora Dios me dio la oportunidad de regresar a mi cantón natal.  Aquí he podido palpar la realidad y me gustaría hacer mucho por la niñez. Hay momentos en que uno se siente impotente por la situación de muchas familias, podría decirse que un 80% de las familias son “ensambladas” como les llamo yo.  Tus hijos, mis hijos y los nuestros, o madres solas, familias disfuncionales que pueden ocasionar que los chicos acudan a las drogas o a la delincuencia, nuestra sociedad se está debilitando.

¿Cómo ha sido su experiencia en el campo de la educación?

Mi objetivo siempre ha sido buscar el bienestar de la niños, niñas y adolescentes, por eso cuando se habla de una coordinación interinstitucional, en este caso OCP- Educación, vamos a dar buenos resultados, eso es hacer bien las cosas.

¿Cómo empezó este apoyo interinstitucional?

Yo conocí a OCP cuando era gerente de proyectos, desde ahí pude mantener esta comunicación y trabajar siempre por el bien de la niñez.  OCP siempre ha estado trabajando en áreas de educación y capacitación. Asimismo, cuando yo fui rectora del Instituto Agropecuario Quinindé, pudimos tener una cercanía, siempre ha habido la apertura.

¿Qué es lo que más le ha llenado de satisfacción en este tiempo?

Cuando estuve como Directora Distrital en Quinindé, OCP donó un aula de mecánica para los estudiantes del colegio nocturno Ecuador, fue muy interesante porque los estudiantes son gente adulta que no han tenido la posibilidad de estudiar y ahora la tienen. Algunos de ellos se ha puesto sus talleres, otros han tenido excelentes oportunidades de trabajo, eso sí me llenó de mucha satisfacción, no es una simple clase que se les da, sino que se los prepara para el futuro.

OCP es parte de esa comunidad, ellos se involucran directamente con el trabajo, porque eso lo he visto yo, lo experimentado no solamente aquí en Esmeraldas sino también en Quinindé. De alguna manera siempre hay esa conexión con la niñez y adolescencia y con la comunidad en general.