Patricia García, una heroína del día a día que vio su meta cumplida

Esta una de las historias inspiradoras que se cuentan en los cantones de Ecuador, historias de pequeños luchadores, héroes del día a día que sacan adelante a su familia gracias al esfuerzo de su trabajo.

Mi nombre es Patricia García, tengo dos hijos. Mi hija ya es profesional, es Ingeniera Ambiental en el Metro de Quito y mi hijo está cursando el noveno semestre en la Ingeniería de Agroindustrias y Alimentos. Ellos han tenido el privilegio de estudiar en una universidad privada, gracias al esfuerzo de mi trabajo y a la oportunidad que me dio OCP para estar trabajando conmigo.

Empecé con 10 habitaciones y cada vez venía más y más gente, entonces el hostal “Alexandra” siguió extendiéndose. Recuerdo que comenzamos con una villita de seis habitaciones … era un negocio pequeño, ahora a nivel parroquial tenemos la infraestructura más grande, podemos atender a 60 personas a la vez, con toda la calidad, los servicios y el cariño que nos caracteriza.

Ahora sí siento que he cumplido con todo. Creo que la meta se ha cumplido. Lo único que hacemos es seguir velando para que todo esté en orden y al servicio de OCP y de las demás empresas que trabajan con nosotros.

Primero doy gracias a Dios y después la empresa OCP, yo trabajo con ellos desde el 2007.  Es una excelente empresa por la cual mi negocio ha surgido y tenemos hasta el día de hoy la cantidad suficiente para seguir trabajando con ellos.

Además de haber ayudado a que muchos negocios de la zona surjan, también está el lado social. Han ayudado a las escuelas, a los subcentros y centros de salud. Nunca se ha olvidado de las escuelas… soy fiel testigo que la gente ha venido con sus carros como ‘Papa Noel’ a entregar a las escuelas… OCP daba todo para todos.  Los niños eran encantados.


Patricia García, propietaria Hostal “Alexandra”. San Francisco de Borja – Quijos