Marcia López: “somos una familia, empezamos siendo amigos y ahora el trabajo nos ha unido más”.

Mi nombre es Marcia López Castro y represento a la Asociación de Desarrollo para el Buen Vivir (Calderón - Pichincha). Actualmente, somos 19 socios, 15 mujeres y 4 hombres. Somos una familia, empezamos siendo amigos y ahora el trabajo de la textilería nos ha unido más. Las puertas están abiertas, si alguien desea venir a nuestro grupo, es bienvenido.

Sacar adelante este proyecto ha sido un reto, pero lo más importante es tener la voluntad, las fuerzas y las ganas de seguir luchando. A veces, hay situaciones en las que se quiere dejar todo atrás, pero tenemos la visión de que sí podemos salir adelante.  Además, contamos con instituciones como OCP, que nos permitieron cumplir nuestros sueños y continuar con el emprendimiento.

Sin OCP no hubiese sido posible tener nuestro propio taller y un sustento económico para nuestras familias. No necesitamos buscar empleo en una empresa en al cual debamos dedicar todo nuestro tiempo y dejar abandonado nuestros hijos y esposos. Creo que ahora estamos más cerca de la casa, trabajamos, pero también dedicamos más tiempo a nuestras familias.

En el 2011, OCP nos ayudó con maquinaria, en ese entonces, nos donaron cinco máquinas de coser, una cortadora y una estampadora. Por nuestra parte, hemos hecho autogestión y poco a poco con los réditos que hemos logrado, compramos otras máquinas para completar el equipo de trabajo.

Estamos muy agradecidos con la empresa porque nos ha ayudado mucho. Y desde ese tiempo para acá, hemos logrado apuntar más al mercado y hacer nuestros productos y beneficiarnos todos los que conformamos la asociación.

Creo que lo más importante es la mano de obra, por eso las capacitaciones que hemos recibido nos han ayudado mucho. Nos hemos capacitado en temas como el mismo proceso de corte, confección, ruedas de negocio, finanzas, contabilidad y en varios campos. Nuestro interés es seguir capacitándonos.